Cuatro pinchazos, cuatro

Fecha: 6 de septiembre de 2014

La reparación

La reparación

Meteorología: Pensábamos que nos iba a caer la del tigre, pero las nubes y la brisa nos han salvado de asarnos.

Distancia: 76,37 kms. (récord hasta el momento en distancia de todas la recorridas por el grupo)

Asistencia: 7 / (8+2). Hoy se nos han unido dos nuevos ciclistas: Jesús y Carlos.

Ruta: Boadilla-Presa de El Pardo

Segunda salida del grupo tras las vacaciones, primera en la que se une un servidor esta nueva temporada.

Eran las 7:30 de la mañana, aún de noche, cuando todo el equipo de esta salida se ve en el sitio de partida habitual en Boadilla: como tenemos chicos nuevos en la oficina, pasamos a las presentaciones y damos la bienvenida a Carlos y Jesús, que han decidido probar con nosotros: espero que les haya gustado.

Tras una reparación de urgencia por pinchazo, el primero de Carlos hoy, salimos hacia el Pardo ya que nos apetece salida larga pero sin subidas mortales. Hace un poco de fresquete, pero no nos amedrentamos y aprovechamos todas las cuestas abajo lanzándonos a todo lo que la ley de gravedad y nuestras bicis, al mayor desarrollo posible, nos permiten a pesar de que nuestras orejas y dedos empiezan a darnos los primeros avisos de que pronto van a necesitar algo más de cariño. La cosa empieza bien.

Con los ánimos por las nubes y un buen ritmo atravesamos el monte de Boadilla y llega el segundo pinchazo. Esta vez la víctima es Ramírez, que en plena bajada debe parar y cambiar la cámara de su rueda posterior. Nada de lo que preocuparse, por lo que retomamos camino en unos minutos, y nos dirigimos al monte del Pilar. Olor a jara y pino como pocas veces y alguna corredora madrugadora con la que nos cruzamos animan al equipo que sigue a buen ritmo.

Pasado Aravaca, entramos en la Casa de Campo y bicheamos esquivando pinos por caminos un poco estrechos que hacen las delicias de los que nos gusta el mover la cintura sobre las bicis: algo de miedo sí que da ya que, en algunos sitios, el espacio no es muy amplio, pero nadie se queja y la velocidad de bajada no baja de los 30 kms/h.

Pasamos por el carril bici que corre paralelo a la Carretera de la Playa, seguimos por la carretera de El Pardo atravesando tres pasarelas y, por un camino que corre paralelo al Manzanares y pasa por detrás de Somontes, llegamos al pueblo. Aunque pensábamos que ya habíamos llegado a nuestra meta, Ramírez, oriundo de la zona, nos sorprende con un añadido al paseo inesperado y espectacular que nos lleva, entre fresnos y encinas, hasta la presa de El Pardo. Delicioso. Desgraciadamente, al llegar, Ramírez vuelve a pinchar, tercero de la mañanita. Afortunadamente contamos con reserva de cámaras y resolvemos incidencia de nuevo.

A la vuelta, con parada en El Gamo para degustar tortilla, tostada y tomar unas coca-colas con otros ciclistas que también entienden el deporte en este formato distendido y gastronómico,sufrimos el cuarto, y, afortunadamente, último pinchazo de la mañana (foto del momento en el post), de nuevo la víctima es Carlos. Cruzamos los dedos ya que, con este pinchazo, agotamos todas las cámaras que nos quedan y no podremos reparar ninguno más. Nos ha debido mirar un tuerto esta semana.

Como tenemos mucho matemático en el grupo dejo para el análisis el cálculo de posibilidades de que, en una salida de siete ciclistas, dos pinchen dos veces y ambos primero la rueda anterior y luego la posterior….me da que somos raros hasta para esto.

Espero que la próxima semana la cosa salga menos accidentada.

Anuncios

2 pensamientos en “Cuatro pinchazos, cuatro

  1. Macgyver47

    El día 6 también estuve en el Pardo, por la tarde noche, en más de 10.000 km que llevo en mis piernas en bici, no había pinchado nunca. Ibamos dos y pinchamos ambos, he quitado 3 clavos de las cámaras. Por la noche vi a tres ciclistas con focos y dorsales, estoy buscando si hubo alguna carrera para denunciarles, ya que está claro que hecharon clavos por la zona. Que verguenza… Por favor, si averiguáis algo contestar, ..

    Me gusta

    Responder
  2. madbici

    Siento no poder ayudarte pero de los cuatro pinchazos que sufrimos tan sólo uno fue en El Pardo y, cuando lo reparamos, vimos que la causa del pinchazo fue una espina de una planta, no vimos ningún clavo.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s