Seguimos con los recorridos urbanos

Salida090116

En Madrid Río

Fecha: 9 de enero de 2016

Asistencia: Escasa. Sólo tres aguerridos hemos desafiado a la niebla y la lluvia esta mañana.

Distancia: 62,24 kms

Ruta: Boadilla – Madrid Río

Meteorología: De perros. Salvo que frío, lo que se dice fío, poco, del resto de inclemencias meteorológicas no nos ha faltado casi de “ná”.

Hoy era uno de esos días para quedarse en casa. Ya el hecho de que toda la noche se había pasado lloviendo, era una señal inequívoca de que quedarse agazapados en la cama, agarrando con fuerza la almohada, era una opción muy, pero que muy, atractiva. Sin embargo, por aquello del pundonor y de que un sábado sin bici ya no es un sábado para muchos de nosotros, le echamos valor al tema y decidimos intentar ruta sencilla.

Como el barro es de lo que más nos asusta, buscamos alguna opción que lo limitase lo más posible, por lo que pusimos proa a Madrid buscando el asfalto pero evitando los coches, difícil combinación que, creo, hemos honrosamente conseguido.

A las 8:30h, cuando quedamos donde siempre, la cosa no podía pintar peor. Una niebla que no dejaba ver a más de 20 metros y una humedad de narices, no eran los mejores augurios en los que poder confiar para un día de bici.  Sin embargo, nos pusimos en marcha. Atravesamos Boadilla y llegamos a los aledaños de la Ciudad Financiera del Santander que bordeamos aprovechando las carreteras que Botín nos hizo en su día para, a continuación, meternos en los caminos de la Venta la Rubia. Aunque todo estaba mojado, el terreno no tenía mucho barrio y nuestras ruedas no iban quedándose clavadas en el suelo como temíamos. De ahí, con llegada al C.C. Tres Aguas por equivocarnos de camino, atravesamos la carretera de Extremadura (A-5) a la altura del Museo del Aire y llegamos a Getafe, atravesando el barrio de la Fortuna, de ahí, a la altura de Cuatro Vientos, atravesamos la M-40 por una pasarela y nos metemos en el barrio de la Peseta. Buscando, y encontrando, el Anillo Verde, llegamos a la Avda. de los Poblados que bajamos hasta el Tanatorio Sur, el 12 de octubre y, por fin, el Parque del Manzanares y Madrid Río para llegar al Lago de la Casa de Campo bordeando el Manzanares.

Subida a Boadilla, en lugar de, por nuestro tradicional camino por Monteprincipe, por Kinépolis donde nos encontramos a dos de nuestros más temibles enemigos, el barro y el viento.

Sin un árbol que nos proteja y un terreno que actuaba de ventosa con nuestras ruedas, nos vamos dejando las últimas fuerzas en cada pedalada más con un Santonja lesionado en la rodilla que hace, por pura cabezonería, una etapa épica aguantándose el dolor hasta llegar de vuelta a casa.

Sobre el mapa, y ya con retrospectiva, el recorrido no parece tener nada de complicado. Es verdad que cuestas no había, pero las condiciones meteorológicas y una lesión han hecho del paseo una ruta difícil.

Para la semana que viene, si no llueve, volvemos al monte.

Anuncios

Un pensamiento en “Seguimos con los recorridos urbanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s