Archivos Mensuales: abril 2016

Pues ya que estaba…

ZapatillasFecha: 8 de abril de 2016

Asistencia: Sólo 1

Distancia: 3,01 kms

Ruta: Vuelta a Viñas Viejas

Meteorología: fresco sin llegar a hacer fío.

Pues sí, tras más de un año desde mi última salida con uno de éstos en los pies, y a la vista de que la salida nocturna que, con tanto cariño, esperaba para no perderme mi rato de bici de la semana se fue al garete, me decidí a recuperar esta otra buena afición del correr. Ya que estaba mentalmente preparado para maltratar mi cuerpo, no era cuestión de desaprovechar mi masoquismo.

No sé, bueno, si sé que no se puede llamar, estrictamente hablando, correr a dar una vuelta de unos escasos 3 kilómetros alrededor de casa a un ritmo de tortuga (casi 7 minutos por kilómetro), a algo más de 20 minutos de recorrido y sin casi tiempo para empezar a sudar, pero es un inicio y, como ya comprobé en su día con esto de la bici, lo difícil es dar el primer paso. Los retos y los objetivos alcanzados vendrán después, o, al menos, eso espero.

Las sensaciones, como no pueden ser de otra manera, no tienen nada que ver en uno y otro deporte: aunque las piernas son las que más trabajan, no deben ser los mismos músculos los que se ejercitan: las agujetas que me acompañaron todo el fin de semana son prueba de ello. La otra diferencia, que descubrí al volver a casa, fue el ritmo mantenido de las pulsaciones, nada de erráticas subidas de ritmo cardíaco al son de subidas y bajadas, sino un ritmo mantenido cerca de los 160 pulsaciones por minuto.

Pulsaciones

Mis zapatillas, que han vivido a cuerpo de rey casi diez años en el zapatero de casa, me da que andan ya un poco desfasadas, pero no hicieron mal papel, así que, de momento, se quedan, otra cosa fueron las mallas que me puse. Afortunadamente tuve la brillante idea de ponerme un pantalón corto por encima ya que, al kilómetro, ya andaban resbalando cadera abajo. Un poco desastre en este sentido, la verdad. Cita obligada por tanto a la tienda de deportes esta tarde.

En resumen, un feliz reencuentro con un viejo amigo que no frecuentaba desde hace tiempo que abre un nuevo mundo de opciones, con menos exigencias en lo que a tiempo robado a la familia se refiere y con muchas posibilidades. Seguro que repito y que consigo un mínimo de regularidad. Veremos.

Anuncios