Archivos Mensuales: mayo 2016

Rodando voy…

Salida 140516Fecha: 14 de mayo

Asistencia: 3 de los habituales

Distancia: 69,3 kms

Ruta: Ida y vuelta al Pardo

Meteorología: Por fin llegó la primavera. Calorcito, pero sin abusar.

Pues no, aunque ya hacía tiempo que no me ponía a contar historietas al estilo abuelo Cebolleta, no he dejado ni la bici ni esta mala costumbre de cronista de historias irrelevantes que me he echado a las espaldas desde hace un par de años. La bici ha estado un poco floja este mes de abril, lo confieso, entre comuniones y compromisos familiares, pocos han sido los kilómetros que me he podido hacer (escasos 89 kms han podido sumar en mis estadísticas de este año) y se ha notado. Sí que es verdad que también he estado corriendo un poco, pero dos kilómetros alrededor de casa un par de noches por semana tampoco creo que sean como para ir sacando pecho….prometo ir mejorando.

Esta salida, poco exigente en lo que a pendientes se refiere, ha sido dura en el kilometraje. Las lumbares, después de casi 4 horas y media de rodar, se resintieron y estuvieron dando algo de molestias al final de la ruta. Nada serio, pero sí un toque de atención a la pérdida de forma que la falta de regularidad trae en este deporte. Nada es eterno y la pobre forma que había adquirido no iba a ser una excepción.

El tiempo, desde nuestra salida a las 8 de la mañana, acompaña y nos permite ir descendiendo hasta Madrid, llegando a la Casa de Campo corriendo paralelos al Prado de Somosaguas. Una vez en el Lago, rodamos por el Anillo Verde hasta Puerta de Hierro y, tras cruzar la carretera de La Coruña (A-6) y la  M-30 por sendas pasarelas, nos incorporamos a la carretera del Pardo. Nuestra natural alergia al asfalto, nos hace abandonar la carretera frente a la entrada de Somontes, para, siguiendo paralelos a ella, disfrutar de los “toboganes” del camino hasta llegar al Pardo donde, al poco de pasar los cuarteles del RETAC 21, nos volvemos por el camino que correo bordeando el Manzanares. A pesar de la contaminación y del sospechoso color marrón que lo adorna, el paisaje es agradable y nos cruzamos con algún cisne y más de un pato despistado.

Una vez llegados de vuelta a la Casa de Campo, por aquello de no volver por el mismo sitio, nos vamos paralelos a la vía del tren hasta la Carretera de las Dos Castillas donde, tras pasar el túnel que la cruza por debajo, nos adentramos por los parques de Aravaca primero y Pozuelo después hasta llegar al Monte del Pilar. En sentido de subida llegamos hasta Majadahonda y , por el monte de Boadilla, volvemos a casa.

Lo dicho un día ideal para hacer piernas con mucho rodar y poco escalar…..de los que a mí me gustan.

Por cierto, tampoco tuvo desperdicio, la ruta que, el sábado anterior nos hicimos desde Cercedilla al Plantío. Con una subida, bien cómoda en Cercanías, y una vuelta casi en su totalidad cuesta abajo, es probable que la repitamos, aunque, conociendo al pelotón, seguro que alguno se obstinará con hacer estos deliciosos 55 kms en sentido contrario, sudando para subirlos. De todo hay en la viña del Señor.

 

Anuncios