Archivos Mensuales: septiembre 2016

La dura vuelta al cole

salida030916

Cruzando el Guadarrama

Fecha: 3 de septiembre de 2016

Asistencia: Sólo tres.

Distancia:  55,07

Ruta: Bajada al puente de hierro

Meteorología: Calor, como no puede ser de otra manera.

A pesar de las buenas intenciones con las que empecé mis vacaciones, no pude hacer más allá de unos escasos 50 kilómetros en total por culpa de las lesiones. La forma se fue tan pronto como los kilos que había perdido, volvieron ….algo debieron ayudar las cervezas y los fritos del chiringuito, pero de eso, no toca hablar ni aquí ni ahora. Me barruntaba una vuelta difícil al cole cuando cargaba cachivaches y familia en el coche para volver a la rutina.

Ya ,de vuelta en Boadilla, con muchas ganas de recuperar las rutas que tanto hemos disfrutado en los últimos años, no pude resistir la tentación de volver a enfundarme mi apretadas prendas de ciclista y volver a desafiarme con las bien conocidas rutas de encinas y polvo que me han visto arrastrarme a lo largo de los últimos años.

Así que, sin mucha dilación, y con toda la disposición e ilusión del mundo, empecé con el ritual de mensaje arriba y abajo del grupo de Whatsapp para ver quién iba a lanzarse al monte pero, para mi sorpresa, comprobé que el grupo no andaba con muchas ganas. Unos pensando en retos de mayor calado de los que, por mi forma, no me veía, y otros por razones de diversa índole y naturaleza, al final sólo conseguí enredar al de siempre, Santonja, y a San Pío, que, por esta vez, dejó aparcados sus grandes rutas y se avino a dar una vuelta tranquila con nosotros.

Sufrí, esa es la verdad. Aunque mantuve el tipo con cierta dignidad durante los primeros kilómetros de llaneo desde Boadilla a Brunete y por el Monte del Sacedón, las subidas del final, por orden, la subida del Guadarrama hasta los alrededores de Villavicioas de Odón, la subida, de  nuevo, desde el Guadarrama a la carretera de los Pantanos y, por último, la subida por la calles Tajo y Miño de la urbanización del Bosque acabaron conmigo. No lo oculto: completé los últimos kilómetros totalmente deshidratado, ya apretaba el calor con ganas, y casi exhausto. La temporada va a ser dura si no consigo volver a coger un poco de forma.

Como anécdota de la salida, el aguerrido Santonja se tomó como desafío personal el cruzar el río Guadarrama sin bajarse de la bici. Casi lo consigue. Un par de piedras en el lecho se lo impidieron e hicieron que sus botas se convirtieran en improvisados acuarios que no se secaron, a pesar de las altas temperaturas que sufrimos a la vuelta, hasta después de llegar de vuelta a casa.

En fin, a seguir: el ánimo no falta y ya se barrunta algún que otro desafío interesante para la temporada que viene….alguien habló de la Madrid – Lisboa….Ya veremos.

Anuncios