Retomando la forma

Valmayor170218_3

En el pantano de Valmayor

Fecha: 17 de febrero de 2018

Asistencia: 4 aguerridos ciclistas.

Distancia: 70,43 kms.

Ruta: Vuelta a Valmayor desde Boadilla del Monte.

Meteorología: Día despejado con temperatura razonable para las fechas del año en las que estamos.

Después de haber sufrido, como pocas veces, en la vuelta al pedaleo tras las vacaciones de Navidad retomo, no con poco esfuerzo, la rutina y las rutas habituales. Es cierto que no nos hemos ido a las sencillitas de cuarenta y poco kilómetros, sino que nos hemos zambullido, de lleno, en las más largas: una vuelta a Madrid por el anillo verde, que me perdí, y ahora una vuelta al pantano de Valmayor, que tampoco se queda manca en lo que a kilometraje se refiere. La idea: ir poniéndonos a tono para la Madrid Segovia.

La ruta es una clásica que, por la prohibición de paso por la finca de Romanillos, ha perdido parte de su vistosidad y nos ha hecho subir los kilómetros obligándonos a pasar por páramos, que bien se disfrutan a la ida por ser cuesta abajo, pero que son demoledores a la vuelta por razones obvias.

Saliendo desde casa, atravesamos la urbanización de las Lomas y acabamos en Villafranca del Castillo tras ir paralelos a la M-503. De ahí, y tras bordear Villanueva del Pardillo, subimos hasta Colmenarejo y de ahí bajamos al pantano de Valmayor, o para ser más exactos, al  secarral que, por la sequía, ha quedado al irse las aguas que lo solían llenar. Bordeándolo hacemos los kilómetros más entretenidos del camino, atravesando un paisaje de encinas y bosque hasta llegar a la ermita de la Esperanza en Valmayor donde nos dimos nuestro pequeño homenaje:

Valmayor170218_2

Aperitivo para retomar fuerzas en ermita de Ntra. Sra. de la Esperanza en Valmayor

No va a ser todo pedalear.

Recuperadas las fuerzas, aún quedan una cuesta durilla en la urbanización Pino Alto de Valdemorillo y una cuesta de bajada, muy divertida, paralela al Aulencia. Subidas y bajadas por caminos técnicos donde ponemos a prueba la mecánica: arena, piedras y mucha velocidad. Todo una gozada.

La vuelta, lo dicho: páramo de subida en paralelo a la M-503 y llegada  casa tras una mañana estupenda de ciclismo.

La próxima semana….más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s