Archivo de la etiqueta: MTB Villaviciosa

Primera salida del otoño

Santonja y yo en el puente de Villaviciosa

Santonja y yo en el puente de Villaviciosa

Fecha: 10 de octubre de 2015

Asistencia: 3

Distancia: 58,07 kms

Ruta: Boadilla – Parque Coimbra

Temperatura: Amenaza de lluvia pero nos aguantó bien durante todo el trayecto.

Primera salida, más o menos seria, tras el verano con una distancia al uso de las que solíamos. Unos hermosos 60 kilómetros de bosque en otoño con paisajes espectaculares y más a la luz temprana de la mañana. Es verdad que había un poco de miedo antes de salir porque, a lo largo de la semana, habían caído las primeras lluvias de la temporada y esperábamos haber acabado enfangados hasta las orejas. Afortunadamente, no fue así y conseguimos volver, más o menos, limpitos de vuelta a casa sin haber pisado muchos charcos.

La ruta fue una de nuestras tradicionales salidas al puente de hierro, como cariñosamente llamamos al puente del ferrocarril abandonado en las cercanías de Parque Coimbra.  Bajada al Guadarrama por la finca Romanillos, paso por debajo de la carretera de Brunete para, cruzando la urbanización El Bosque de Villaviciosa alcanzar la carretera de los Pantanos y los pinares cercanos al pueblo. Una vez alcanzado del Guadarrama de nuevo, rodamos paralelos al río hasta el puente para cruzarlo y volver subiendo por el Monte de Sacedón. Hasta aquí, paisaje idílico de bosques de pinos, encinas y algún alcornoque centenario. Los últimos kilómetros un poco más duros y áridos atravesando campos de labranza. Vuelta por Romanillos donde, otra vez más, nos encontramos con nuestros ya conocidos mastines. Por suerte, bien atados esta vez.

El paseo no tuvo mayores incidencias aunque se nos hizo duro por períodos. El cuerpo suele olvidar los malos ratos que le hacemos pasar en el pasado o nuestro intrépido subconsciente nos engaña haciéndonos creer que estamos más en forma de lo que realmente creemos. Sigo, y esto es una evidencia, siendo el cierre del pelotón quedándome atrás cuando mis compañeros se pican. Éste será mi desafío de la temporada: conseguir que no siga ocurriendo. Va a ser duro, pero en eso consisten los retos.

Para las próximas semanas parece que nos vamos animando y la agenda se va llenando de nuevas rutas. Está bien ir variando. Después de dos años recorriendo los alrededores de Boadilla, se nos va quedando pequeño.

Anuncios

Y sin querer, nos han caído 50 kms

Llegando a Villaviciosa

Llegando a Villaviciosa

Fecha: 20 de junio de 2015

Asistencia: 2 de 7.

Ruta: Curso medio del Guadarrama

Meteorología: Calor desde bien temprano con el termómetro por encima de los 30º casi todo el recorrido.

Distancia: 48,52 kms

Estrenos: Ninguno.

Llegando a Villaviciosa

Llegando a Villaviciosa

Con la llegada del viernes los móviles y, concretamente, el Whatsapp del grupo, resucita con fuerza con propuestas de rutas y algún que otro mensaje de pique. Sin embargo, esta semana, quizás por el calor que se preveía y por las muchas actividades de cierre de curso que, bajo nuestro rol de papás, nos suelen tocar por estas fechas de cierre de curso escolar, las horas del viernes iban pasando lentamente y el grupo no daba señales de actividad. Menos mal que, ya al final del día, un par de osados nos lanzamos el desafío de una salida temprana y organizamos una ruta, casi privada, de entrenamiento suave o, al menos, eso es lo que nos habíamos propuesto.

A las 6:30 de la mañana, sí, a una hora indecente en la que, como decía Sabina, se mezclan el borracho y el madrugador, nos plantamos en Viñas Viejas sin idea de la ruta a realizar y confiando en nuestra ya legendaria capacidad de improvisación. Con más sueño que en otras ocasiones nos dirigimos a Romanillos donde, en una mecánica que ya se está convirtiendo en rutina, los perros que cuidan los rebaños nos hacen correr de lo lindo. Un día de estos días o los perros corren más o los ciclistas menos y tenemos un disgusto…..en fin, gajes del oficio. Aprovechando el fresquito de la mañana recorremos en dirección sur en paralelo al río Guadarrama con un paisaje maravilloso y

una luz de amanecer claro y sin nubes. Tras cruzar la M-513 por debajo, llegamos al club de Golf del Bosque y de ahí pasamos, también por debajo de la M-501 (la carretera de los pantanos) para atravesando un pinar llegar hasta Villaviciosa de Odón. Aquí, ya con el sol calentando, nos tomamos las fotos de esta crónica.

Tras pasar el pueblo recorremos los caminos que atraviesan páramos llenos de conejos, perdices y torcaces que, quizás acostumbrados a la presencia humana, en muchos casos no

hacen especiales esfuerzos por esconderse a nuestro paso. Al poco pasamos por encima de la M-50 y, desde la Ciudad Financiera del Santander, nos dirigimos al Monte de Boadilla al que llegamos bordeando el palacio del Infante D. Luis. Un par de subidas, una bajada tranquila por el sendero que cruza en diagonal el monte, rodar por el camino paralelo a Monte Alina y una subidita final hasta la carretera de Boadilla a Majadahonda nos dejan en la urbanización de Valdepastores desde donde nos enfilamos ya de vuelta a casa.

A lo tonto, cincuenta kilómetros de entrenamiento por caminos bien conocidos y agradeciendo ya, a eso de las 10:30h, el madrugón tanto por contar aún con todo el fin de semana como por delante sino también por habernos ahorrado el sofoco del calor que empezó a caer de plano a partir de ese momento.

La semana que viene, más.