Archivos Mensuales: junio 2014

Salida doble con refuerzo

Fechas:              19 y 21 de junio

En el puente de Hierro

En el puente de Hierro

Meteorología:   Sensacional en las dos ocasiones, la primera, por eso de que cuatro son los jueves del año que brillan más que el Sol y la segunda porque estrenábamos el verano.

Salida 19/06: 

Distancia:  47,08 kms

Media:       16,43 kms/h

Asistencia: 3/ (5+1)

Ruta:   Ruta del bombero

Salida 21/06:

Distancia:  41,34 kms

Media:13,44 kms/h, más bien paseito que ruta

Asistencia: 5/ (5+1)…..sólo nos faltó Joseli

Ruta: Ruta El Gasco

Primera vez, en nuestras excursiones ciclistas, que nos marcamos una salida doble en una semana. Aprovechando que el jueves era el Corpus Christi y que hacía un tiempo sensacional, liamos a Carlos, nuestra nueva incorporación al grupo, al que convencimos de darse un madrugón mortal los dos días para hacerse los más de 50 kms de distancia desde su casa hasta nuestro punto de partida habitual. A pesar de notarse que no tiene regularidad en sus salidas, es uno de los nuevos intoxicados por el virus del pedal, Carlos demuestra ser una ciclista notable con fina figura y capacidad de sufrimiento: cuenta con todos los mimbres, salvo la bici.

Bici de iniciación de Carlos

Bici de iniciación de Carlos

En este último punto, el de la equipación, demuestra andar un poco flojo ya que se nos marcó una Rockrider 3.1 a la que Santonja empezó denominando interesante reliquia para, al final, ya con algo más de confianza y un par de cervezas de confraternización que el camarero juraba que eran sin alcohol, acabó siendo la Pxxx MierXX que debía sustituir de forma urgente…..parece que la labor de convencimiento de Santonja está dando sus frutos y una nueva Specialized está a punto de pasar de la tienda a un feliz nuevo propietario.

Por mi parte, sigo resistiendo las constantes indirectas de Santonja que no sabe cómo convencerme de que cambie mi veterana BH por algo “más decente”. Esta vez me dejó su antigua Merida que, aún siendo de 26”, rueda bien, frena sensacional, pero pesa un poco más….sigo deshojando la margarita.

En cuanto a las rutas, fuimos conservadores, y nos acercamos a Parque Coimbra en la primera y a El Gasco en la segunda. Nada destacable en lo que a puro pedalear se refiere. Sin caídas ni golpes, lo más interesante, quizás, el descubrir que la subida por las calles de la urbanización de El Bosque se hacen más llevadera con parada y fonda en el bar de Fernando donde nos tomamos un reconstituyente a base de cebada y algún refresquito.

Semana que viene, parece que la cosa se anima, y tendremos nuevas incorporaciones y no me refiero sólo a la nueva bici del amigo Carlos sino a parte del vecindario que, al correrse la voz de nuestra correrías, parece animarse.

Anuncios

A la presa de El Gasco

Fecha:  7 de junio de 2014

En el Molino de la Hoz

En el Molino de la Hoz

Distancia: 40,99 kms (un poco por debajo de lo habitual)

Asistencia: 4/5

Media: 12,99 kms/h

Meteorología:  Estupenda. Sol con algunas nubes que agradecimos ya de vuelta

Estrenos: Nueva casette de piñones y pastillas de freno en mi bici (el desgaste demuestra que mi bici empieza a sufrir el uso después de años colgada en el garaje de mi casa).

Ruta: Ida y vuela a El Gasco

Uno de los paseos más bonitos de las últimas salidas. A pesar de que tuvimos que volver por el mismo camino que habíamos empleado a la ida, el subir paralelos al Guadarrama por unos senderos por donde ni los todoterrenos pasan hacen de esta ruta una de las más “naturales” y técnicas de las que hemos hecho nunca.

Salimos, como es habitual, bien temprano, a las 7:30h desde nuestro lugar de partida de siempre. Después de bordear la urbanización Las Lomas, entramos hacia la finca Romanillos desde la urbanización Parque Boadilla y bajamos en picado hasta el Guadarrama, momento en que Tabasco pierde su bote con té que se había preparado para la ocasión. Tras atravesar la urbanización el Palancar, llegamos al Mosca Jilton donde entramos en la parte realmente bonita del paseo.

Entramos en una zona boscosa situada entre la Carretera de Madrid a El Escorial (M-505) y el Guadarrama, que hace las delicias de todos: subidas, bajadas, zonas de “toboganes”…. todo muy exigente desde un punto de vista de pericia pero nada disparatado en términos de cuestas inacabables o tramos de bajada a pie por peligro de descalabro. A un lado y a otro, fresnedas y encinares espectaculares, con el río Guadarrama corriendo a nuestra izquierda. Aquí bajamos la media que, hasta el momento no había sido nada mala, pero como lo nuestro no va de batir records, tampoco nos afectó.

Al poco, acaba lo silvestre y volvemos a la civilización: la urbanización Molino de la Hoz desde donde, callejeando (encontramos la única cuesta digna de mención en la C/ Cetrería), llegamos a la presa que cierra el pantano del Molino de la Hoz. Aquí tomamos la foto de esta historia. Ya llegar aquí merecía la pena, pero Ramírez, nos hace seguir urbanización arriba (con lo que me gustan a mí las cuestas….), hasta encontrar un camino que nos vuelve a meter en un terreno boscoso por el que llegamos a la presa de El Gasco . Todo un descubrimiento espectacular por el entorno, un desfiladero con vistas maravillosas, por lo ingenieril, ver cómo se hacía una presa en el XVIII, sin hormigón a base de piedra sobre piedra y, por la sorpresa que nos tenía reservada Ramírez que, quien, en su abultada mochila, se nos descuelga con un aperitivo de cerves, coca-colas, jamón y queso, que hace las delicias de todos. No hay forma de adelgazar.

Ya de vuelta, lo más destacable es que el sol empieza a hacer de las suyas y el calorcito nos hace sudar de lo lindo, que Tabasco recupera su botella de té perdida, con un extra vitamínico a base de hormigas, y que, en las empinadas cuestas de Romanillos, servidor ya no pone pie en tierra, como ha sido habitual, sino que, crecido en el castigo, sobrepasa a otros grupo de ciclistas que empujan, sin dignidad ni resuello, sus bicis….subidón que me da, oiga.

Esperando la próxima salida que, espero, sea bien interesante acabo la crónica aquí. Hasta ahora, no ha habido decepciones.